El diluvio que viene

Por: Maria Victoria Camerano En el legendario teatro Opera se reestrena, después de cinco años, el éxito musical “El diluvio que vi...


Por: Maria Victoria Camerano

En el legendario teatro Opera se reestrena, después de cinco años, el éxito musical “El diluvio que viene.” Para quienes no lo conocen, pero seguramente han cantado sus canciones sin imaginar que son de este espectáculo les contaré un poco acerca de sus comienzos, para adentrarlos en esta obra que captura a grandes y chicos.

Se trata de una comedia musical cuyos orígenes son italianos escrita entre el año 1973 y 1974. Un éxito multipremiado que fue llevado a España, México, Argentina y Perú. Cada uno de estos países interpretó la obra en su idioma. Excepto Perú que decidió montar la comedia con su idioma original, el italiano.

Se divide en dos actos y cuenta la historia de un cura de pueblo que recibe la llamada telefónica de Dios, advirtiéndole que se avecina el segundo diluvio y que él será el encargado de construir un arca y salvar a su pueblo.

Es por demás una obra disparatada y muy divertida en la que el publico ríe, baila, canta y lo que más llamó mi atención es la cantidad de niños que van a verla. Podría decirse que es un espectáculo para toda la familia, exceptuando quizás algunas escenas subidas de tono, pero de tan buen gusto y delicadeza que pasan desapercibidas por el infante por su exquisita sutileza.

Cuenta con una puesta monocromática, de color marrón y blanco. Manteniendo el hilo inicial de su original. Todo está confeccionado en madera, pues se trata de un pueblo montañés cuyo sustento económico es la exportación e importación de este elemento natural. El que será muy conveniente para el personaje principal cuando tenga que llevar a cabo la misión encomendada.

En cuanto a la iluminación, es perfecta, cubre, disimula y muestra todo lo que tiene que ser percibido por el espectador, dejando algo también librado a la imaginación.

El vestuario es acorde a la época en la que se da la historia. Manteniendo como en la puesta los colores de la ambientación e introduciendo al público en la década de los 70. Con toda la pureza, inocencia y tabúes del momento.

Silvestre el personaje interpretado por Juan Duran. Muestra a un cura con una personalidad paternal, protectora que se ve atraído por los deseos carnales frente a una mujer que lo lleva a perder el control por momentos y donde pone en juego sus sentimientos, y el deber por encima del querer. Un hombre con la responsabilidad de llevar calma, y sosiego a un pueblo costumbrista, rutinario y con aquellas particularidades de cada ser humano. Quien por su deber de confesor conoce a la perfección los deseos y misterios mas ocultos de cada habitante. El mismo que recibirá la llamada de Dios que le encomendará una misión de la cual no puede librarse y modificará la calma de ese pueblo montañés. El actor lleva muy bien su papel, sus gestos, miradas, quiebres y hasta exabruptos propios del guion los interpreta con mucha calidad y respeto. Así también como las canciones, de forma correcta. Podría decirse que si tuviera que definir su actuación la palabra seria, prolija.

Clementina el personaje que interpreta Sabrina Artazar. Nos presenta a una jovencita hija del alcalde del pueblo, coqueta, femenina y profundamente enamorada en secreto del cura del pueblo. La muchacha por momentos no puede contener lo que siente y se le insinúa. Enmascarando el secreto de confesión para declararle sus más recónditos sentimientos, atraves de  sueños algo eróticos a los que silvestre, comienza a traspirar y hacer cuentas mentales para alejarse de la tentación que por momentos lo alcanza. Clementina sabe que ese amor es prohibido, pero no puede negarlo y su cuerpo se expresa mucho antes que ella pueda siquiera pensar. Es una actriz muy completa, aunque por momentos y, a gusto personal, me resultaba un tanto exagerado su papel de seductora. Pero supongo que es parte de la parodia humorística. En cuanto a los bailes y el canto, eran gratos. Si tuviera que reconocer su merito sería, agradable.

El intendente, papel que desempeña Pablo Napoli. Fue uno de mis favoritos. Es una risa constante lo que produce ese actor en el público. Sus apariciones, aunque esporádicas, producían que la tribuna rompiera en risas y aplausos. Su trabajo es impecable, los diálogos, gestos, movimientos y guiños personales al espectador son para sacarse el sombrero. Sin duda una de las figuras destacadas.

Otro personaje por demás completo es Consuelo interpretado por Deborah Turza. Gran artista con todo lo que lleva la palabra. Baila, canta y actúa a la perfección. Todo lo hace bien y seduce al público con su talento. Le otorga al espectáculo esa cuota de adrenalina y disfrute continuo. ¡Cuanto talento emana esa actriz! No presenta fisuras y su histrionismo captura a todas las edades.

En cuanto al ensamble, uno queda hipnotizado por los bailes y las coreografías a cargo de Ruben Cuello. Te envuelven las figuras, los movimientos y quedas capturado como en un sueño idílico.
Me gustaría resaltar las canciones, cuyo papel son fundamentales y hacen a la historia. Las que dejan un hermoso mensaje de unión y solidaridad, entre otros que seguro descubrirán. Es muy grato ver cuando un show termina y la gente sale tarareando las canciones y con una sonrisa satisfactoria en su rostro. Eso hace de un espectáculo un gran éxito. Poder conquistar grandes y chicos, no es tarea fácil, pero el “Diluvio que viene”, sin duda lo logró.

Rara vez me sucede de ir a ver una obra que dura 2 horas y media y no querer que termine. La saboreas de principio a fin. Realmente como critica de espectáculo especializada en los infantiles, me asombró gratamente ver la cantidad de niños que se divertían y reían en esta comedia musical, sin importar el tiempo de duración. Siempre que voy a ver un show, no sólo me encargo de observar lo que sucede arriba del escenario sino también a mí alrededor y esta obra, es completa fuera y dentro.

Si tuviera que encontrar un tema central en la obra que despierta y deja pensando es, sin duda, el amor. Ese que está por arriba de todo, el que se elije, el primero, el que nos elije, en fin, el amor siempre triunfa y hay un mensaje muy hermoso de la obra que nos va a dejar pensando…

Aquí les dejo las dos preguntas que me hice al salir del espectáculo. ¿Puede el amor ser más fuerte que el deber? ¿Dios nos divide o eso es s+olo un invento de los humanos? Por esto y mucho más en estas vacaciones hacele un lugar en tu agenda a esta maravillosa, divertida  y disparatada comedia musical para toda la familia.
      
Ficha Técnica

Autoría: Pietro Garinei, Sandro Giovannini
Actúan: Sabrina Artaza, Juan Bautista Carreras, Pablo Nápoli, Déborah Turza
Músicos: Santiago Almaráz, tamy, Leandro Bassano, Santiago Cruz, rodrigo cuello, Maria Victoria Dolan, Marcelo Duran, Ezequiel Fernández, Antonella Fucci, Melisa Fucci, Diego Gómez, Pablo Graib, Natalia Mouras, Manuela Núñez, Andrea Oyantoi, Lucía Valenti
Escenografía: Daniel Feijoo
Producción: Chino Carreras, Juan Duran
Dirección Coreográfica: Rubén Cuello
Dirección vocal: Gabriel Giangrante
Director musical: Martin Bianchedi
Dirección: Manuel González Gil

TEATRO OPERA ALLIANZ
Corrientes 860, Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4326-1335
Entradas desde: $ 200,00 - Viernes y Sábado - 21:00 hs - Hasta el 06/02/2016 

Relacionado

Todo 5444545968196319699

Publicar un comentario

emo-but-icon

Seguinos

Lo más visto

Visitá También

.

Text Widget

Connect Us

item