El Artista en la Calle: Elías Miguez

Por: Juan Cruz Guido Para esta segunda entrega de El Artista en la Calle , tenemos el honor de estar entrevistando al gran director Elías...


Por: Juan Cruz Guido


Para esta segunda entrega de El Artista en la Calle, tenemos el honor de estar entrevistando al gran director Elías Miguez, que está realizando la poderosa puesta en escena de Sexo De-vil todos los sábados en el teatro La Tertulia.

-Bueno, Elías, fui a ver la obra y me dejo realmente anonadado. Como escribí en la crítica que realice sobre ella, fue una verdadera cachetada al, para nada inocente, estado natural de las cosas. Pero, para comenzar la entrevista, volvamos a vos, ¿Quién es Elías Miguez? ¿Cómo se inició todo esto?

-Bueno, todo esto comienza como una búsqueda de profesionalización. Al estar cursando el cuarto año de la carrera de Composición Coreográfica en IUNA, y al pasarme los últimos tres años con mucha academia, uno intenta llevar todo ese conocimiento que adquiere a la práctica, a la realidad. Así surge Sexo De vil, en un intento de generar un proyecto profesional por fuera de los circuitos convencionales.

-Por lo que vi, ustedes son un grupo de trabajo. Contame un poco acerca de este colectivo artístico.

-El grupo se llama “Los Algo nunca fuimos Nada” y nos sirve de figura para agruparnos. Somos ocho personas que nos juntamos para armar esta obra. Siempre es mucho más interesante el trabajo grupal en el ámbito que nos movemos nosotros, o sea, el circuito independiente.
Resulta mucho más fácil salir juntos como un frente a este ámbito que si bien no nos es hostil, suele tornarse complicado si uno se manda solo. El grupo, en cambio, nos da un marco, una contención para encarar un proyecto tan complejo como armar una obra.

-Entrando en lo que respecta a la obra, ¿Cómo nace desde la dramaturgia Sexo De-vil? ¿Era algo que venías trabajando desde la facultad?

-Si, en realidad, la obra nace desde una cursada en la cual nos cruzamos unos conocidos y pensamos en armar algo. Si bien, todavía no teníamos nada, se empezó a gestar la idea. Quedaron las ganas, luego del cuatrimestre, de seguir trabajando juntos. Fue entonces cuando yo asumí el rol de director y empecé a darle forma a esa idea que entre todos habíamos pensando.
Sexo De-vil nace como la necesidad de plantear ¿Qué es la mujer? desde otro lugar, no desde el sentido común.
Como podemos interpretar a la mujer, hoy en día, desde una mirada que yo considero que tiene que ser necesariamente distinta a la que tiende a presentar el teatro y la danza. Porque podemos observar que tanto desde el teatro como de la danza, casi siempre se trata de describir al fenómeno Mujer descontextualizando. Sexo Devil, por el contrario, lo que básicamente quiere hacer, es dar cuenta de una mujer que tiene incrustada al hombre, a la sociedad machista y patriarcal.
Y en lo personal, me siento muy conmovido en un mundo donde cada vez vemos que más mujeres mueren en manos de hombres, donde cada vez hay más mujeres que se quitan la vida por no cumplir estándares irrisorios.
Este intenta ser, entonces, mi granito de arena a una temática que está muy trabajada aunque, creo, nunca de la forma en que la abordamos nosotros.

-Lo que también resulta algo particular, es que lo trabajan desde la danza. Apelan constantemente al sentimiento, a la risa, a las lágrimas, pero siempre sin salir de la danza. Entonces, preguntarte, ¿cómo fue encarar un proyecto, en ese sentido, tan ambicioso y con tantas emociones de por medio?

-Sí, sí, la verdad es que fue bastante complejo desde la dramaturgia, fue realmente un desafío. Uno cuando sale a recoger los comentarios, escucha que fue fuerte, que fue intensa, y a nosotros también nos resultaba fuerte e intensa cuando íbamos durante el proceso de hacerla.
Cabe aclarar, que la obra nos llevó un año realizarla. Estamos desde Julio del año pasado, cuando arrancaron los seis meses de investigación, y, luego, otros seis meses, desde Febrero de este año, componiendo.
Lo que fundamentalmente nos pasaba, era que queríamos contar un cuerpo que ante todo se puede mover, y que desde el movimiento, entonces, se genere la dramaturgia. Creo, que esa es mi propuesta como director, por lo menos, en esta obra. Intentar entrar en un cuerpo que se mueve, y porque se mueve se emociona, y como se emociona, puede emocionar a otros.
Pero, claro, ante todo, es un cuerpo que se mueve. Y creo esa es la gran diferencia con el teatro. Uno puede ampliar la mirada y decir la voz no es otro cosa que movimiento, y ¿porque no ponerle texto también? De alguna manera, así surgen los textos que están en la obra y que vienen a reforzar eso que ya en el cuerpo esta.

-Te hago una pregunta que suelo hacer, vos que ya has estrenado una obra como Sexo De-vil, que está teniendo un éxito y una repercusión que podríamos llamar “anormal” para este tipo de circuitos, ¿qué consejo le darías a alguien que está arrancando?, ¿alguien que recién está pensando en armar un obra?

-En este momento me quisiese partir en dos, una mitad diría “No lo hagan”, pero a la mitad que tengo que escuchar dice “Háganlo”. Yo también me tengo que repetir muchas veces a mí mismo “¡Hacelo!”. Porque en el hacer uno termina haciendo más, y la realidad es que el momento más complejo, y con el abismo más grande, es el primer paso. Luego, del primer paso, todo termina fluyendo. Y esto no quiere decir que vas a empezar un proyecto, ese proyecto se va a estrenar, va a ser aplaudido y vas a tener la sala llena, digo, hay que empezar los proyectos, porque de tanto los que se terminan haciendo, como de los que quedan truncos en la mitad, siempre algo se aprende. Y lo que, al fin y al cabo, uno persigue, más allá de cualquier capital material, es un capital simbólico. Entonces, me parece, que el consejo que daría, es ante todo Hacer.

-Bueno, y para terminar, preguntarte por el título de esta serie de entrevistas que estoy realizando y que es “El artista en la calle”. Qué ruido te hace esta frase? ¿Qué te genera esta premisa de que “el artista debe estar en la calle”?

-Yo con ser un artista under me llevo muy bien. Fundamentalmente porque es interesante que a uno le digan artista, después si es under o no, eso se verá. De todas maneras, es importante revalorizar el under o la cultura alternativa porque nos da libertad, libertades que otros circuitos no nos dan. Libertades temporales, libertades comerciales y, por sobre todo, libertades temáticas.
Y, después, sobre el artista en la calle, diría que ¿qué artista no está en la calle? Digo, es imposible dislocar o descontextualizar a un artista que, al menos como yo lo concibo, no es un artista inspirado sino que es un artista que va recogiendo de lo cotidiano. El artista en la calle, el arte en la calle debería ser todo, no hay creación posible aislado en un estudio. Por eso, hay que desmentir completa y taxativamente ese imaginario del artista que parece que se encierra en procesos creativos largos y sale con una idea extraordinaria, tal cosa no existe y nunca existió.

*Sexo De-vil se presenta todos los sabados a las 19hs en el Teatro La TERTULIA (Gallo 826)
Para leer la crítica que Juan Cruz realizo sobre la obra: Crítica Sexo De-vil


-----------------------------------------

Relacionado

Todo 7865563957957946266

Publicar un comentario

emo-but-icon

Seguinos

Lo más visto

Visitá También

.

Text Widget

Connect Us

item